El litoral gallego guarda tesoros sorprendentes, en concretos las ciudades sumergidas de la Atlántida y Duio.

La leyenda sobre la ciudad de Duio, situada cerca de la Playa de A Langosteira, se cree que desapareció en el siglo IX inundada por la ira de Dios, debido a la indiferencia de sus habitantes a las predicaciones del apóstol y su culto al sol.

En realidad esta ciudad pudo sufrir un cataclismo, del que se salvaron solo los bueyes de un vecino llamado Gures y cuyo recuerdo permanece en forma de dos piedras conocidas como “OS BOIS DE GURES”.

La Atlántida es una de las ciudades más famosas del mundo. Su rica y avanzada civilización ya fue descrita por Platón.  Los aventureros y arqueólogos buscan las ruinas de esta impresionantes civilización.

Hay una leyenda gallega recogida en diferentes libros en la que se dice que La Atlántida pudo estar en Galicia.

Hay varias teorías:

La Atlántida pudo haber sido sumergida tras una catástrofe natural, probablemente un tsunami provocado por un terremoto o un volcán, en el océano Atlántico o, según otras opiniones, en el Mar Mediterráneo.

Según Platón, los atlantes fueron castigados por los dioses, pero para los marineros de Malpica, es muy real y visible en ciertas ocasiones. A 10 millas hacia el oeste, se pueden ver unos grandes peñascos y a veces se pueden ver en ellos muros de piedra y escaleras. Según la leyenda, los dioses permitieron que las buenas personas de la Atlántida escaparan antes de ser inundada. Muchos en barcos de piedra hacia el este, llegando así a tierras gallegas.

Algunos se convirtieron en Santos y crearon los grandes santuarios de las costas gallegas:

San Andrés de Teixido y San Adrián llegó a Malpica.

 

Fuente: https://bluscus.es y https://vivecamino.com