¿Eres de los que ya ha abrazado al Apóstol? Uno de los ritos jacobeos en Santiago de Compostela es el abrazo a la estatua tan antigua del Apóstol que se encuentra en el Altar Mayor. La tradición surgió con el afán de la gente por sentir la cercanía física de Santiago tras el esfuerzo realizado de la peregrinación. La entrada se hace por la parte derecha del deambulatorio y se sube por detrás de las sillas del coro donde hay un pequeño altillo al que ascienden los peregrinos para apoyar las manos sobre los hombros de Santiago.

Hoy en día sigue vigente el rito del abrazo. Si es año santo los peregrinos entran por la Puerta Santa de la catedral y se dirigen a la escalera del camarín donde está la estatua. Las colas en meses de verano y años jubilares son inmensas. Es un rito abierto para cualquier persona.

Según www.mundodiario.com estamos ante la estatua más abrazada del mundo.