En el verano el número de turistas y peregrinos aumenta considerablemente a lo largo de todo el Camino de Santiago y sus diferentes rutas. Por eso, es necesario que la seguridad y la presencia policial sea mayor.  A partir de ahora y durante toda la temporada estival no será extraño coincidir con la Guardia Civil montada que además de velar por el amparo de los peregrinos, servirá para prevenir y actuar contra los incendios forestales.

Un gran servicio que hace que las rutas sean más seguras y que al no ir en coche permite un contacto más directo. Se trata del “Plan Verano 2016” que aprobó el Consejo de Ministros del Gobierno de España. El ámbito de seguridad ciudadana es donde se engloba al Camino de Santiago. Esa vigilancia se reforzará con dos escuadras del Escuadrón de Caballería y se prevé que de los 820 guardias civiles en prácticas 540 se destinen a las Comunidades Autónomas de la ruta jacobea.

Muchos de los peregrinos desconocen esta actuación por lo que se llevan una sorpresa cuando se encuentran con los guardias civiles a caballo.

Fuente información: http://www.caminosantiago.org/cpperegrino/prensa/verprensa.asp?PrensaID=10096