Ya hemos hablado muchas veces del Camino de Santiago, de sus rutas, de sus leyendas y de sus maravillosos paisajes.

Hoy nos paramos en las curiosidades

  • El trazado primigenio: Corría el año 829, según la leyenda. Un pastor encuentra un extraño sepulcro en un remoto lugar de Galicia. Lo comunica al obispo Teodomiro, y este, al rey Alfonso II el Casto. El rey astur decide ir personalmente a comprobar el hallazgo. Es lo que ahora llamamos Camino Primitivo.
  • ¿Por qué hay tantos caminos a Santiago?: Porque desde el descubrimiento del supuesto sepulcro del discípulo de Jesús en Galicia, cada viajero hizo su propio camino, desde la puerta de su casa hasta Compostela.
  • La prueba del reto: Es la Compostela, documento que certifica haber hecho el Camino por devotionis affectu, voti vel pietatis causa (por devoción, por un voto o por piedad).
  • La biblia del Camino: se trata de un de “Las peregrinaciones a Santiago de Compostela”, un monumento literario escrito por tres medievalistas de prestigio internacional, Luis Vázquez de Parga, José María Lacarra y Juan Uría Riu. Publicada por primera vez en 1948.
  • ¿Quién fue el primer peregrino? Nunca se sabrá, pero la historia le ha dado este título a un tal Gotescalco, arzobispo de Le Puy, quien viajó desde Aquitania en el año 950 acompañado de una gran comitiva.
  • El puente más honroso: durante el siglo XV se pusieron de moda las peregrinaciones caballerescas. Uno de sus episodios más famosos ocurrió en el puente sobre el río Órbigo (León), uno de los más bellos del Camino Francés. En julio de 1434, año jubilar, el caballero leonés Suero de Quiñones se plantó en el puente y retó a todo caballero que quisiera cruzarlo a romper tres lanzas contra él. Durante un mes, don Suero y sus mantenedores guerrearon con quien se ponía a su alcance. Parece ser que solo resultó muerto un litigante. Cumplida la bravuconería, a la que se conoce como del Paso Honroso.

 

Fuente:elviajero.elpais.com