Una de las páginas con información de interés para el peregrino es www.santiagoturismo.com. En uno de sus apartados hablan de la evolución de los albergues, tema que nos parece interesante para trasladar aquí a nuestro blog.

En la década de los 80 comenzaron las primeras peregrinaciones y no existía la red de albergues actual. ¿Dónde descansaban y se alojaban en aquella época? En parroquias, lugares públicos y casas municipales.

Ya en los años 90 aparece Hospitaleros Voluntarios para que los gobiernos locales y diversas instituciones acondicionaran espacios para atender gratuitamente a los peregrinos. Se trataba de recuperar la figura del hospitalero medieval.

Una fecha importante es el año Santo de 1993 por aumentar considerablemente el número de albergues institucionales y privados. Los albergues públicos piden un donativo voluntario mientras que los privados suelen tener cuotas entre 6 y 10 euros.

En cuanto a la reserva, los públicos no la admiten sino que será por orden de llegada y con prioridad para los que van a pie. Por lo contrario, sí que suelen hacerse reservas en la mayoría de los privados. La regla es dormir una noche, salvo casos justificados.

A tu paso por Sarria estaremos encantados de que nos elijas para descansar y continuar tu camino a Santiago. Albergue Pensión A Pedra está en plena ruta francesa.

Fuente información: http://www.santiagoturismo.com/consellos-practicos/albergues