No descubrimos nada nuevo, si afirmamos que Santiago de Compostela es una ciudad llena de historia y misterio.

Uno de los misterios más conocidos de Santiago, tiene que ver con la misteriosa silueta de un peregrino, que aparece todas las noches en uno de los muros de la Catedral que da a la Plaza da Quintana.

Hay varias versiones acerca de la identidad de este “fantasma” que se deja ver en Santiago. Una de estas versiones afirma, que se trata de un clérigo de la Catedral que estaba enamorado de una de las monjas de San Paio de Antealtares, a la que le propuso fugarse aprovechando la oscuridad de la noche y haciéndose pasar por dos peregrinos. Al principio ella aceptó pero al final no acudió a la cita…pero él sigue esperando cada noche con su ropa de peregrino.

La otra versión afirma que se trata de un noble francés (Leonard du Revenan), que asesinó a su padre para poder heredar. El castigo fue peregrinar a  Santiago, pero durante su camino asesinó a dos personas más. Ya en Santiago no encontró donde dormir y cansado, se arrimó al muro de la Catedral para pasar allí la noche. Cerca de la media noche se le apareció su padre perdonándolo por haberlo asesinado, pero condenándole a esperar eternamente en ese lugar, hasta que las almas de las otras víctimas llegarán a Santiago a ofrecerle misericordia.